sábado, 24 de marzo de 2007

DEL LIBRO INÉDITO “PIEDRA ERÓTICA” (2004)

TU CUERPO Y MI LOCURA

Qué puedo hacer con tu calva, con tu pecho
con esas formas que llenan de vacío las sábanas
estampadas con tu nombre.
Qué puedo hacer si no logro tragar tu presencia mitológica
si me empeño en desmantelar los monumentos de ti
como si no supiese que hasta el aire está salpicado de tu cuerpo
como si no hubiese mordido la mentada manzana
tu carne materializando los sueños de cualquier macho
poético por equivocación.
Y prefiero esta suerte de tono irónico.
Y descreo de tu cara detrás de todas las puertas.
Y apuesto a la vigilia porque el sueño te ha elegido.
Y reniego de la fe hermana de la esperanza.
Y pongo grillos al deseo cuando cae en idolatría.
Y todo esto para hundirme en un cuarto de nadie
en la fascinación de tu rostro
clavado a las cuatro esquinas de mi locura.












RAÍCES DEL AMOR

Debajo del asfalto sin estrellas
la vasta ciudad nos esperaba.
No supimos leerla desde nuestra burbuja.
Se nos metió el mercado entre las ropas
y quedamos con ese olor al hueso de la piel.
Quisimos medir los contornos del viento
tasar la esperanza en moneda común
pero las raíces del amor rompen muros de acero
se cuelan por tragaluces
por los cerrojos del día
y los amantes que habitaban en nosotros
explotaron en chorros de líquido amoroso
limpiando con sangre las calles untadas de hollín
alimentando caseríos de fuego
y avenidas de fuego con su carne.



CONDENSACIÓN

El amor dejó de ser halo
se condensó en ojos
en pezones que miran y no ven
en nalgas de luna
en marea
en muslos que abrazan
ahogando el ímpetu de las embestidas.





AMÉMONOS BAJO LOS PUENTES

Amémonos bajo los puentes
sobre el agua flotante de la dicha
amémonos, amémonos
sobre todo bajo los puentes sin nombre
como si los sueños fuesen todavía posibles
como si el agua fuese la materia prima del sueño
y nosotros formásemos las dos mitades
de un madero arrastrado por el cauce.
Amémonos como si no te hubieras ido
y yo tuviera tus senos envueltos
en mis manos derramadas
y tú me tomaras como el madero que siempre fui
mientras naufragabas por el mar del mundo
ese mar donde finalmente te perdiste.


















EL ÚLTIMO SOL

En todas las murallas escribí tu nombre.
como quien guarda el último sol
antes del diluvio o la muerte.
Un amor escarchado por tantos años
perdido en callejuelas a oscuras
sin abrazos que ahuyenten la penumbra
sin mis manos como pájaros
revoloteando entre tus faldas.
Alumbrados ambos por el roce de los cuerpos
nos fuimos entre callejuelas sin atardeceres
hacia el silencio repleto del mundo
silencio de senos besados a escondidas
para robarles el deseo a nuestros mayores.


















LOS TRES ÁRBOLES

No sé qué tenían esas acacias que albergaron el amor convulsivo de tantos. Debió ser ese espacio de intimidad que creaban con su presencia y la de aquel muro de adobe con tejas en lo alto. Las tejas improvisaban el techo que protege a los amantes de los ojos de Dios. Fueron más de cuarenta años de encuentros furtivos a la sombra de los tres árboles. Sentí un dolor de espinas en el corazón cuando las motosierras del municipio cortaron la posibilidad de tantos orgasmos.





ALGO QUE NO DUERME

Tengo algo que no duerme, una especie de ojo que permanece en vigilia. Podría ser paloma o buitre si volara, pero no lo aseguro. Quizás un temblor, un corazón que late en mi conciencia o más adentro, en los ríos sin nombre del inconsciente. Un recuerdo que es más que un recuerdo, la sensación de tu cuerpo que me abraza, el blando cobijo de tus entrañas de azote. A veces lo imagino como tormenta que arrasa la ciudad y, en ella, los muros siniestros de lo cotidiano.

4 comentarios:

claudiorojas dijo...

La busqueda interna no tiene fin.
La del poeta es compartirla.
Felicidades. Gracias por el legado.

profetabar dijo...

tus poemas traen recuerdos de un tiempo pasado, hacen vivenciar y sentir el recuerdo como si fuera ayer lo que ocurrió hace siglos.

Mittie Organelo Sincrético dijo...

Aún tengo al Fénix

me agrada el libro

Saludos

Luis Amador (MOS)

sedemiuqse dijo...

Precioso...entramos en un laberinto.Al final unos antes y otros después encontraremos la misma salida....

PD

Me han gustado mucho
besos y amor
je